Consumidores de cocaína tienen dificultad para olvidar datos irrelevantes

Científicos de las universidades de Granada y Leiden (Países Bajos) han demostrado que a las personas que consumen cocaína les resulta más difícil olvidar datos irrelevantes, por lo que les cuesta más, a su vez, olvidar intencionadamente. Olvidar información innecesaria permite que otros recuerdos más relevantes sean codificados y almacenados con mayor eficacia.

 

imagen

 

Los investigadores, del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), sugieren que el consumo de esta droga puede alterar el proceso de control implicado en la supresión de diferentes tipos de memorias irrelevantes. De esta manera, aquellas personas que consumen cocaína apenas serían capaces de olvidar información irrelevante o persistente.

Los expertos han observado que este resultado ocurre tanto en consumidores recreativos (1-4 gramos de cocaína al mes regularmente durante los últimos dos años) como en consumidores crónicos, que habían iniciado un tratamiento de desintoxicación.

Manuel Ruiz, Daniela Paolieri y Teresa Bajo, del grupo de Memoria y Lenguaje del CIMCYC, y Lorenza Colzato, de la Universidad de Leiden, han realizado una serie de experimentos dirigidos a observar cómo el consumo de cocaína altera los procesos de olvido de información irrelevante, haciendo más lento e interfiriendo con el proceso de recordar.

La necesidad de olvidar

Para probar esta hipótesis, los investigadores realizaron experimentos en los que participaron un grupo de consumidores recreativos de cocaína, un grupo de consumidores crónicos, y dos grupos de personas que nunca habían consumido drogas y que servían como grupo control de comparación.

Todos ellos participaron en una sencilla tarea de memoria que constaba de dos sesiones diferentes. En la primera de ellas, se les pedía que estudiasen unas listas de palabras que luego debían de recordar pasado un corto periodo de tiempo.

En la segunda, de nuevo se le hacía memorizar unas listas de palabras, con la diferencia de que se les pedía que olvidasen una de las listas que acababan de estudiar, aunque al final del estudio se les pedía que recordasen tanto las palabras que debían estudiar, como aquellas que debían ser olvidadas.

Tal como los expertos esperaban, tanto los consumidores recreativos como crónicos fueron incapaces de olvidar intencionalmente aquellas palabras que eran irrelevantes para la tarea. Las palabras irrelevantes no olvidadas parecían interferir con las relevantes, dificultando así su recuerdo.

Como explica Manuel J. Ruiz, del CIMCYC, “la memoria no consiste solamente en almacenar y extraer recuerdos. Olvidar es un proceso tan importante como los anteriores, ya que permite desechar la información que no es importante o necesaria, para que otros recuerdos más relevantes sean codificados y almacenados con mayor eficacia”.

Evitar pensamientos repetitivos

Desde hace tiempo, científicos en el campo de la psicología y neurociencia cognitiva han puesto en relieve los daños que sufren los consumidores de drogas estimulantes tal como la cocaína.

El consumo prolongado de esta sustancia altera, entre otras, las zonas cerebrales y neuroquímicas encargadas de los procesos mentales relacionados con la selección y el procesamiento de la información que recibimos del mundo a través de los sentidos, y de la posterior elaboración que nuestro cerebro realiza de esta información.

Basándose en estos hallazgos, los investigadores sugieren que el consumo de cocaína puede estar alterando el proceso de control implicado en la supresión de diferentes tipos de memorias irrelevantes.

“De esta manera, aquellas personas que consumen cocaína apenas serían capaces de olvidar información irrelevante o persistente. Un ejemplo de esto se podría relacionar con pensamientos intrusivos o repetitivos que llevan a adictos a la cocaína a consumir de nuevo, provocando que el proceso de desintoxicación sea más complejo”

Anuncios

detectado la venta en Barcelona de pastillas de MDMA (éxtasis) que en realidad contiene Alfa-PVP, también llamado ‘Flakka’

El programa Energy Control de la asociación ABD, dedicado a la prevención del consumo de drogas, ha alertado hoy de que ha detectado la venta en Barcelona de pastillas de MDMA (éxtasis) que en realidad contiene Alfa-PVP, también llamado ‘Flakka’, un potente estimulante mucho más peligroso que el éxtasis.

Energy Control ha lanzado una alerta ante la presencia de este compuesto en pastillas vendidas como MDMA, porque el ‘Flakka’ es un estimulante “que tiene un margen de seguridad mucho menor que la MDMA ya que la dosis excesiva de esta sustancia es diez veces mayor que la dosis normal de la MDMA”.

Se trata de pastillas de color verde, de forma triangular, un diámetro de 9,9 milímetros, un grosor de 4,2 milímetros y un peso de 422 miligramos, que Energy Control ha recomendado no consumir.

Según los expertos de Energy Control, “una dosis excesiva puede provocar un cuadro de hiperestimulación muy desagradable que, incluso, requiera de atención médica: taquicardias, ansiedad, insomnio durante muchas horas, paranoias” y otros síntomas.

La Alfa-PVP pertenece a la familia química de las catinonas y pirrolidinofenonas y sus efectos son principalmente de tipo estimulantes.

La dosis habitualmente informada es de 5-10 miligramos, pero una dosis de 20 mg se consideraría como muy fuerte.

FINALIZACION EN NARCONON

Mi ganancia con este programam narconon, es muy grande para mi. Ya que cuando llegué esta undido. Comence el programa de desintoxicacion y me fui recuperando, note que tenia mas percep`cion de mi entorno. Despues vinieron los ejercicios de entrenamiento y consegui relamente estar ahi y confrontar mucho mejor a otra persona.

En el curso de objetivos consegui ponerme mas a qui en la realidad y me di cuenta de muchas cosas que tenia que mejorar para llevar una buena vida.

En los cursos de destrezas para la vida aprendi a disitnguir a las peronas buenas y a las malas, consegui aumentar mi nivle de etica y a ver el daño que he hechos a mi familia y a mi mismo, y al final he conseguido las herramientas basicas para llevar una  buena vida. Despues de hacer el programa Narconon me he dado cuenta de los fallos que he cometido, ahora sou una persona nueva con muchas ganas de vivir y de mejorar.

Gracias.  Daniel    Palencia

Librar el cuerpo de residuos de medicamentos.

El Programa de Desintoxicación de la Nueva Vida implica un régimen exacto de la nutrición, el ejercicio y sauna.

RESIDUOS DE MEDICAMENTOS
Residuos de fármacos son liberados de las células y los tejidos. Se eliminan por sudoración, dejando el cuerpo a través de los poros.
1

UN RÉGIMEN DE VITAMINA ALL-NATURAL

Las vitaminas y los suplementos en dosis exactas se toman diariamente para reemplazar los nutrientes perdidos durante el uso de drogas. Estas dosis cambian y son monitoreados continuamente a medida que progresa la desintoxicación.

2

EJERCICIO

El ejercicio, en la forma de correr, obtiene el bombeo de la circulación y ayuda a eliminar los residuos de medicamentos roto por niacina.

3

SAUNA

Tiempo en la sauna permite al individuo a sudar realmente las toxinas nocivas de forma natural.

El consumo de cannabis desciende un 33% en los últimos diez años entre la población escolar de 14 a 18 años en España.

El pasado 11 de febrero de 2016 se publicaron los resultados de la Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) 2014/2015, donde se revelan las tendencias del consumo de alcohol y otras drogas entre los escolares españoles. A continuación se presentan los datos más significativos en relación al cannabis.

imagen

El cannabis es la droga ilegal consumida por un mayor porcentaje de jóvenes. Desciende ligeramente el consumo de esta sustancia: 3 de cada 10 estudiantes ha probado cannabis alguna vez en su vida y 1 de cada 4 lo ha consumido en el último año.

En cambio, aumenta en dos puntos la proporción de los estudiantes que lo han consumido en los últimos 30 días (18,6%).  En este grupo de población, el 65,6% ha consumido principalmente marihuana; un 9% es consumidor de hachís, un 25,4% consume los dos tipos; y un 86,5% mezclan cannabis con tabaco. El consumo de porros consumidos al día es de 3,2.

En el último año empezaron a consumir cannabis 146.200 estudiantes de 14-18 años.

Los chicos consumen en mayor proporción que las chicas en todos  los grupos de edad.    

La encuesta demuestra un descenso de más de 2 puntos porcentuales en el consumo  problemático de cannabis. Según la escala CAST, el 2,5% de todos los escolares de entre 14 y 18 años son consumidores problemáticos. Este porcentaje asciende al 13,8% en el caso de los estudiantes que han consumido cannabis en el último año. Hablamos de alrededor de 53.000 escolares.

El consumo problemático de cannabis está más extendido entre los chicos y aumenta con la edad (7,9% de 14 años, 18,2% de 18 años). En este grupo hay mayor proporción de consumidores de hachís, lo mezclan más con tabaco y fuman más porros al día (una media de 5,2).

Pese a todos estos datos, el consumo de cannabis entre los escolares se ha reducido en más de un 33% en la última década.

¿Cuánto duran las drogas en el cuerpo?

No todas las sustancias permanecen el mismo tiempo en el cuerpo. El cánnabis es la droga que más tiempo tarda en eliminarse en el organismo.

 

imagen

No todas las sustancias permanecen el mismo tiempo en el cuerpo. Algunas se pueden detectar en un análisis semanas después de haberlas consumido y otras en apenas dos días desaparecen. No obstante depende de la parte del cuerpo que se analice. Mientras que las sustancias desaparecen muy rápido de la sangre, pueden permanecer durante meses en el pelo.

En la sangre las sustancias duran poco. La gran mayoría apenas permanecen durante 12 horas, como ocurren con el LSD, la morfina, la heroína, las anfetaminas o el alcohol. En el caso de la orina el tiempo para detectarlas es más largo. Hacen falta entre tres y seis días para que desaparezcan los restos de LSD, de MDMA, y de morfina, por ejemplo. Por su parte el cannabis representa una excepción. El consumo de marihuana y derivados se puede detectar en la sangre hasta 14 días después del último consumo, y si se trata de un análisis de orina hacen falta hasta 30 días para que no quede rastro.

El pelo es la prueba que aguanta mejor el paso del tiempo desde el último consumo. A excepción del LSD, que puede desaparecer en unos 3 días, el resto de sustancias dejan rastro en el cabello hasta 90 días después de haber consumido.

En el momento del consumo de una sustancia se generan metabolitos, unos subproductos que pueden persistir en la sangre, la orina o el cabello durante tiempo después de que el efecto de la droga haya acabado. En los análisis para detectar el consumo de alguna droga se buscan estos subproductos que permanecen en el cuerpo, pues son una forma fiable de saber que la persona ha consumido una determinada sustancia.

LSD

El LSD-25 (dietilamida del ácido lisérgico) es una de las principales drogas que constituyen la clase de alucinógenos. El LSD se descubrió en 1938 y es uno de los químicos más potentes capaces de cambiar el estado de ánimo. Se fabrica a partir del ácido lisérgico, que se encuentra en  el cornezuelo, un hongo que crece en el centeno y otros cereales.

El LSD, al que se refieren generalmente como “ácido”, se vende en las calles en tabletas, cápsulas y, ocasionalmente, en forma líquida. Es inodoro, incoloro, y tiene un sabor ligeramente amargo y generalmente se toma por la boca. Con frecuencia el LSD se le agrega al papel absorbente, como al papel secante, y se divide en pequeños cuadros decorados que representan una dosis.

La Agencia Antidrogas informa que la potencia de las muestras de LSD obtenidas en la actualidad de fuentes ilegales varían desde 20 a 80 microgramos de LSD por dosis. Esto es considerablemente menor que los niveles reportados durante los años 60 y principios de los años 70, cuando las dosis variaban entre los 100 y los 200 microgramos, o más, por unidad.

Peligros para la Salud

acido en papelLos efectos del LSD son impredecibles. Dependen de la cantidad ingerida, de la personalidad del consumidor, del estado de ánimo, y de las expectativas; y de los alrededores en los que se usa la droga. Generalmente, el usuario siente los primeros efectos de la droga dentro de los primeros 30 a 90 minutos después de haberla ingerido. Los efectos físicos incluyen pupilas dilatadas, alta temperatura corporal, aumento del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, sudor, pérdida del apetito, incapacidad para dormir, boca reseca, y tembladera.

Las sensaciones y los sentimientos cambian mucho más dramáticamente que las manifestaciones físicas. El usuario puede sentir varias emociones diferentes a la vez o cambiar rápidamente de una emoción a otra. Si se toma en una dosis suficientemente grande, la droga produce delirios y  alucinaciones visuales. El sentido de tiempo y de si mismo del consumidor cambian. Las sensaciones pueden parecer que “se cruzan”, dándole al usuario la sensación de oír los colores y ver los sonidos. Estos cambios pueden ser aterradores y pueden producir pánico.

Los usuarios se refieren a sus experiencias con LSD como a un “viaje” y a reacciones agudas adversas como a un “viaje malo”. Estas experiencias son prolongadas – típicamente pueden empezar a disiparse después de 12 horas.

Algunos usuarios de LSD sufren pensamientos y sentimientos severos, aterrorizantes, miedo de perder control, miedo a la locura y a la muerte, y desesperación usando LSD. Han ocurrido algunos accidentes fatales durante estados de intoxicación de LSD.

Muchos usuarios de LSD sufren “flashbacks” (escena retrospectiva), o recurrencia de ciertos aspectos de la experiencia de una persona, sin haber tomado la droga de nuevo. Un flashback ocurre de repente, a menudo sin ninguna advertencia, y puede ocurrir unos pocos días o más de un año después de haber usado LSD. Los “flashbacks” generalmente les ocurren a personas que han tomado alucinógenos crónicamente o a las que tienen un problema de personalidad subyacente; sin embargo, las personas que por lo demás gozan de buena salud que consumen LSD pueden tener “flashbacks”. Los usuarios de LSD psicosis relativamente duraderas, tales como esquizofrenia o depresión severa. Es difícil determinar el alcance y el mecanismo de la contribución del LSD en estas enfermedades.

La mayoría  de los usuarios de LSD voluntariamente disminuyen su consumo o lo cortan con el tiempo. El LSD no se considea una droga adictiva puesto que no produce comportamiento compulsivo a buscar la droga como lo hace la cocaína, la anfetamina, la heroína, el alcohol, y la nicotina. Sin embargo, como muchas de las drogas adictivas, el LSD produce tolerancia, así que muchos usuarios que toman la droga repetidamente deben tomar progresivamente dosis más altas para lograr el estado de intoxicación que habían logrado previamente. Esta es una práctica extremadamente peligrosa, dada la falta de predicción de la droga. NIDA está financiando estudios que se enfocan en las propiedades de comportamiento neuroquímico del LSD. Esta investigación suministrará un mayor entendimiento sobre los mecanismos de acción de la droga.

Alcance del Uso

Estudio de Observando el Futuro (MTF)
Desde 1975, investigadores de MTF (Monitoring the Future) [Observando el Futuro] han encuestado anualmente casi 17.000 estudiantes del último año de secundaria en todo el país para determinar las tendencias en el uso de drogas y para medir las actitudes y pareceres acerca del abuso de drogas. Durante los últimos dos años, el porcentaje de graduandos que han usado LSD se ha mantenido relativamente estable. Entre 1975 y 1997, el uso de LSD en algún momento de la vida lo reportó la clase de 1986, 13.6 por ciento de los graduandos habían usado LSD por lo menos una vez en la vida. El porcentaje de graduandos que reportaron uso de LSD en el último año casi se duplicó de un bajo de 4.4 por ciento en 1985 a un 8.4 por ciento en 1997.

En 1997, el 34.7 por ciento de los graduandos percibieron gran riesgo en el uso del LSD una o dos veces, y el 76.6 por ciento dijo qe veían gran riesgo en el uso regular del LSD. Más del 80 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria desaprobó que la gente consuma LSD en base regular.

Casi el 51 por ciento de los graduandos dijo que hubiera sido bastante fácil o muy fácil para ellos conseguir LSD si lo hubieran querido.
Encuesta Domiciliaria Nacional sobre Abuso de las Drogas (NHSDA)

La NHSDA reporta la naturaleza y el alcance del uso de drogas entre la población residencial estadounidense de 12 años de edad o mayor. En 1996 la NHSDA estima, que el porcentaje de la población de 12 años de edad o mayor que habían usado LSD alguna vez en su vida (la tasa prevalente de la vida) había aumentado a 7.7 por ciento de 6.0 por ciento en 1996. Entre los jóvenes de 12 a 17 años de edad, la tasa prevalente de vida de LSD fue de 4.3 por ciento, y para los de edades entre 18 y 25 años, la tasa prevalente fue de 13.9 por ciento. La tasa de uso de LSD para el último año entre la población de 12 años de edad o mayor fue del 1 por ciento en 1996. El último año fue la más alta entre las edades de 12 y 17 años (2.8 por ciento) y para 18 a 25 (4.6 por ciento). La tasa de uso recurrente de uso de LSD en 1996 para los de edades entre 18 y 25 fue de 0.9 por ciento, y fue 0.8 por ciento para los jóvenes de 12 a 17 años de edad.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑