Viviendo con un alcohólico o adicto

Abuso-300x203Hay muchas situaciones difíciles en la vida, pero vivir con un alcohólico o adicto es una de las más graves. Los problemas creados por la persona adicta pueden ser peligrosos para la vida, pueden provocar la quiebra, y el estrés mental y emocional son implacables. Dado que algunas personas son adictos durante años, la situación genera una tensión continua que puede minar toda la felicidad de los familiares involucrados en este problema.

Debido a que la condición de la adicción es, a menudo, tan similar de una persona a otra, las acciones necesarias para sobrevivir a esta situación pueden también ser muy similares. Échale un vistazo a estos consejos basados en la experiencia de muchos que han vivido esta situación y toma lo que puedas poner en práctica para mejorar tu situación.

 

Protégete y protege a otros que podrían ser vulnerables

Esto es extremadamente importante. No podrías ayudar a nadie estando enfermo, herido o golpeado por la preocupación o por el abuso. Los niños deben sentir que su hogar y su entorno cotidiano son seguros. Esto podría significar la reubicación temporal de ellos mientras se encuentra una solución permanente. O puede significar pedirle a alguien más que proporcione apoyo mental o físico. Por ejemplo, pedirle a otro miembro de la familia que se mude a tu casa y así la persona adicta sabrá que alguien más estará presente en cualquier momento que él o ella decida venir a casa. Por lo general significa cambiar las cerraduras y asegurarse que la casa está segura de intrusión. Las escuelas deben ser notificadas que el padre adicto no puede recoger a los niños. Tanto como sea posible, construir un fuerte perímetro alrededor de ti mismo, de los niños, de los ancianos y otros que podrían ser perjudicados.

 

Proteja tus objetos de valor

Cuando alguien es adicto, es como si las drogas o la bebida pensaran por él. La necesidad de evitar los síntomas de la abstinencia es tan fuerte que él (o ella) puede hacer cosas que van completamente en contra de su verdadera naturaleza – esa persona que era antes de que la adicción se apoderara de él. Por lo tanto, en este momento, debes proteger tus propias pertenencias.

Predice lo que la persona adicta pueda hacer para obtener tus objetos de valor. También en este caso, cambia las cerraduras del hogar, de las empresas, de los espacios de almacenamiento. También cambia las cuentas bancarias, tarjetas de crédito, cajas de seguridad. No te olvides del control eléctrico de las puertas del garaje o de tarjetas de acceso. Se deben cerrar cualquier forma de entrada o acceso a la persona adicta.
Esto no sólo protege tus bienes si no que también cierra todos los medios que la persona tiene para conseguir dinero para más drogas. Esta es una espada de doble filo, ya que si bien protege tus bienes, podría significar que la persona adicta comience con actividades delictivas para obtener las drogas que necesita.

 

Ten en cuenta quién más necesita saberlo

Si tus bienes están protegidos ¿quién más podría la persona adicta acudir en busca de dinero? Él podía recurrir a su buena reputación del pasado y negociar con viejos amigos, con la promesa de trabajar duro para hacer el pago inicial. Él o ella podría recurrir a la gente que ha ayudado en el pasado para pedir préstamos o coaccionarlos para hacer una “inversión” con él.

Las normas sociales parecen dictar secreto y silencio en este momento. No puedes transmitir las malas noticias de esta adicción por toda la ciudad, pero se puede considerar confiar en un pequeño círculo de amigos y conocidos que sea probable que la persona adicta contacte en este momento.

Cuando sabes que alguien es un adicto, y has visto como las drogas hacen que tiren por la ventana la honestidad y la honradez, es muy probable que haya otras personas que necesiten saber lo que está pasando. Un padre llegó al extremo de ir a visitar al médico de su hijo que le estaba recetando pastillas y decirle al médico que su hijo estaba abusando de las pastillas hasta el punto de estar totalmente adicto a ellas.

 

Comprende que no causaste su adicción

Aun cuando tú mismo estuvieras dándole drogas (o medicamentos), es probable que no tengas mucho que ver con la causa de la adicción. La persona adicta puede hacernos creer lo contrario. Muy a menudo la naturaleza de la adicción hace que el adicto manipule a los que le rodean para evitar que interfieran con su capacidad de obtener y usar drogas. Él acusa a otros de no entender, no apoyar, no ayudar, sin darse cuenta de lo trastornado/ desafortunado/enfermo que esta – y así hasta un largo etcétera. Estas acusaciones no van a tener mucho sentido y es probable que haya poca (o ninguna) verdad en ellas. Tienes que mantenerte fuerte y no aceptar estas acusaciones.

Pero mientras proteges tu propia cordura al rechazar la manipulación, hay muy poco que ganar antagonizando al adicto. No te molestes en decirle que él está manipulando o mintiendo. No lo hagas, ve a un lugar seguro, pide la ayuda o protección de amigos o familiares.

Para más consejos sobre cómo sobrevivir a este reto, lea la publicación de Narconon, 14 Reglas Que debe No Se Debe Romper. Está disponible aquí: http://espanol.narconon.org/consumo-de-drogas/14-reglas-enfretando-adiccion/

 

La solución final

Una persona adicta necesita ser cuidada por personas que conocen todos los trucos que él va a usar, cada mentira que va a decir. Esto significa tener el apoyo de profesionales de la rehabilitación.
A muchos se les tendrá que cortar todos los medios para escaparse y de hacer contacto con las personas habituales para conseguir drogas o dinero. Esta es la razón por la que la rehabilitación de internado es una mejor opción para una persona profundamente inmersa en la adicción. Él tiene la oportunidad de centrarse en su recuperación sin los problemas y factores diarios que desencadenan su situación.

El programa Narconon ha ayudado a la mayoría de los que buscan la recuperación a encontrar la sobriedad permanente que esperaban. En docenas de lugares en seis continentes, el programa Narconon es un programa a largo plazo y residencial. Se centra en la desintoxicación del cuerpo, dando lugar a la recuperación mental y emocional del trauma de la adicción y en la capacitación de las habilidades que la persona necesita para evitar una recaída.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: